• Inicio
  • /
  • Noticias
  • /
  • Protección de ecosistemas terrestres en los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Protección de ecosistemas terrestres en los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Oct.15.2019

¿Qué información y comparación internacional existe sobre las herramientas y la efectividad en la protección de las áreas protegidas?, ¿por qué es importante? y ¿qué otros desafíos existen en materia de conservación?

Los parques nacionales juegan un papel clave para lograr la agenda 2030 de desarrollo con sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible. Según Protected Planet Report, “las áreas protegidas han sido durante mucho tiempo una herramienta de gestión exitosa para conservar la biodiversidad, y sin ellas, la pérdida global de biodiversidad probablemente sería aún mayor”.

Las áreas protegidas terrestres y, en particular los parques nacionales como máxima herramienta de conservación, contribuyen directamente al Objetivo de Desarrollo Sostenible número 15: Ecosistemas terrestres.

Aunque ha habido un marcado aumento en la cobertura de áreas protegidas, muchas áreas importantes para la biodiversidad aún no están adecuadamente protegidas. La designación de áreas protegidas ha jugado un papel crucial en la prevención de la deforestación y en la conservación de varias especies de flora, fauna y hongos. Las áreas protegidas son, por lo tanto, clave para proteger los hábitats terrestres, las especies y los servicios ecosistémicos.

Según informa Protected Planet Report, “hay buena evidencia de que las áreas protegidas que se manejan efectivamente conducirán a mejores resultados en la conservación de la biodiversidad. A partir de 2018, según los datos informados en la Base mundial de datos sobre la efectividad de la gestión de áreas protegidas (GD-PAME), 21.743 áreas protegidas a nivel mundial reportan evaluación de la efectividad de la gestión, lo que equivale a aproximadamente el 20% de la superficie de todas las áreas protegidas que reportan a la WDPA. La falta de informes sistemáticos y repetición de evaluaciones dificultan un análisis de tendencias en este ámbito”.

Sin embargo, coexisten hoy múltiples metodologías para evaluar la efectividad en las herramientas y planes de manejo de las áreas protegidas. Hasta ahora, el Estudio Global de Protected Planet ha reunido y analizado información de más de 40 metodologías diferentes que se han aplicado en más de 100 países. Las evaluaciones de la efectividad de la gestión de áreas protegidas (PAME) se pueden definir como: «la evaluación de qué tan bien se manejan las áreas protegidas, principalmente hasta qué punto la gestión protege los valores y logra las metas y objetivos». En este sentido, un desafío a nivel mundial es, paralelo al aumento de las áreas protegidas, desarrollar e impulsar el manejo y cuidado efectivo del patrimonio natural.

Otro desafío que abordar en conservación a nivel mundial es la representatividad de los ecosistemas. Actualmente 362 ecorregiones terrestres (44.0%) cumplen con el objetivo de protección del 17% en tierra (en comparación con el 42.6% en 2016). Del mismo modo, se han logrado avances significativos en los océanos del mundo, con 117 ecorregiones marinas (50,4%) que cumplen el objetivo de protección del 10% en el océano (en comparación con el 36,2% en 2016). La protección de las provincias pelágicas y las ecorregiones de agua dulce sigue siendo deficiente o no está suficientemente documentada.

La vida del planeta depende de la conservación de la biodiversidad, ser guardianes de los parques nacionales es ser guardianes del futuro.

Crédito de la foto: Augusto Domínguez