Presupuesto para áreas protegidas

Nov.19.2018

El Presidente francés Emmanuel Macron junto al el secretario general de la ONU, António Guterres abrían el lunes en París el Foro por la Paz declarando la urgencia de la crisis ambiental que enfrentamos y actuar con decisión y acciones concretas para contrarrestarla. Equipararon las amenazas de la violencia y la guerra con la degradación de nuestra Tierra. Por su parte, el Papa Francisco hace unos días se abría a aplicar el concepto de Paz no sólo entre las personas, sino que entre personas y naturaleza.

En Chile, desde el Gobierno hay preocupación por la situación de nuestras áreas protegidas, principal respuesta al cambio climático. En el marco del seminario de Filantropía Ambiental que organizamos junto al Centro de Estudios Públicos la semana pasada, la ministra de Medio Ambiente Carolina Schmidt reconoció que los principales desafíos de nuestras áreas protegidas son contar un bajísimo presupuesto (menos de dos dólares por hectárea), carencia de servicio unificado y falta de incentivos para que los privados aporten a su cuidado.

En estos momentos en que el mundo define con urgencia la necesidad de generar respuestas a la crisis de extinción y Cambio Climático, parece alarmante constatar que en nuestro país se haya decidido disminuir considerablemente los recursos destinados a cuidar y mantener nuestras áreas protegidas. Los aportes del Estado destinados al sistema nacional de áreas silvestres protegidas para el 2019 disminuirán en más de un 13%.

La paradoja está en que hoy valoramos el aporte de estas áreas protegidas a otras áreas priorizadas por las personas como salud, educación, combate al cambio climático y el turismo de intereses especiales como resultado de la conservación. Los parques nacionales son espacios para la vida saludable, son aulas abiertas, son los principales renovadores de aguas y de oxígeno, fuente de empleo y motores de desarrollo si consideramos que el turismo es la tercera industria más importante del país.

Si disminuye su presupuesto desde el Estado, los debilitamos aún más. Desde Amigos de los Parques de la Patagonia hacemos un llamado a las autoridades a reconsiderar su propuesta a la luz de las consecuencias medioambientales, sociales y económicas que implica restar apoyo a nuestros Parques Nacionales.

Rodrigo Jordán

Presidente Corporación Amigos de los Parques

Para ver la columna original publicada en Diario El Llanquihue el 18 de noviembre de 2018, pincha aquí.