Parques Nacionales y seguridad alimentaria

Ago.07.2019

Los parques nacionales juegan un rol clave para lograr la agenda 2030 de desarrollo con sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible. Según Protected Planet Report, “las áreas protegidas han sido durante mucho tiempo una herramienta de gestión exitosa para conservar la biodiversidad, y sin ellas, la pérdida global de biodiversidad probablemente sería aún mayor”.

Aún más, los beneficios que brindan las áreas protegidas son críticos para enfrentar los desafíos ambientales y sociales actuales, como el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 2: Hambre Cero.

Según indica la ONU, hoy una de cada nueve personas en el mundo está subalimentada; esto es, alrededor de 815 millones de personas en el mundo; y alrededor del 75 por ciento de la diversidad de cultivos ha desaparecido de los campos de los agricultores en el último siglo. Más biodiversidad puede contribuir a dietas más nutritivas, mejorar formas de vida en las comunidades agrícolas y ayudar a que los sistemas agrícolas sean más resistentes y sostenibles.

Por su parte, la FAO celebra el informe especial publicado el jueves 8 de agosto por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), que da cuenta de forma exhaustiva y cruda de los daños que se están infligiendo a nuestro planeta, y subraya cómo las prácticas agrícolas insostenibles pueden convertir a la tierra de aliada en enemiga frente al cambio climático, por lo que ofrece soluciones viables para reducir o invertir estas tendencias negativas.

El informe abarca cuestiones que son fundamentales para la labor central de la FAO, incluyendo la agricultura y los sistemas alimentarios sostenibles, la seguridad alimentaria y la nutrición, la adaptación al cambio climático y la mitigación de sus efectos y la preservación de la biodiversidad. La FAO ha realizado una contribución sustancial para la elaboración del estudio. «Se trata de un informe alarmante sobre cómo la degradación sistemática de los suelos, la tala de bosques, la desertificación, las prácticas agrícolas insostenibles y la reducción de la biodiversidad han convertido nuestras tierras en una importante fuente de carbono, poniendo en mayor riesgo nuestra seguridad alimentaria y el medio ambiente», aseguró la Subdirectora General de la FAO para Clima y Recursos Naturales, Maria Helena Semedo (Fuente: FAO).

Todos los sistemas alimentarios dependen de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos que apoyan la productividad agrícola, la fertilidad del suelo y la calidad y el suministro del agua. Al proteger estos servicios clave del ecosistema, las áreas protegidas pueden contribuir a mejorar la seguridad alimentaria. Las áreas protegidas también brindan servicios básicos de apoyo tales como la producción de suelo y la estabilización de los suministros de agua, así como también amortiguamiento contra eventos climáticos extremos.

La vida del planeta depende de la conservación de la biodiversidad, ser guardianes de los parques nacionales es ser guardianes del futuro.

Crédito de la foto: Augusto Domínguez.