Avanzar hacia la filantropía ambiental

Jul.08.2019

¿Por qué es necesaria una ley de filantropía ambiental? En esta columna publicada en el diario El Divisadero de la región de Aysén, Myriam Gómez, directora de Amigos de los Parques, explica las oportunidades que tenemos y los avances en un marco regulatorio y de incentivos a las donaciones con fines medio ambientales. Pincha aquí para ver publicación original. 

Los parques nacionales son la estrategia de conservación más sólida de resguardo de ecosistemas a largo plazo y el salvavidas del planeta en esta crisis de extinción. Las áreas protegidas mantienen la biodiversidad y paisajes de Chile, son fuente de prosperidad y orgullo nacional, escenarios de recreación, renovación espiritual e investigación científica. Entre sus múltiples atributos, los parques nacionales son motores de desarrollo armónico para el país y la Patagonia a través del turismo como consecuencia de la conservación: las áreas protegidas dinamizan económicamente a las comunidades aledañas, generando inversiones y empleos.

En Brasil, un estudio llevado a cabo en 2018 reveló la magnitud económica de la visita a las áreas protegidas, demostrando ser un mecanismo de fuerte impacto para desarrollar las economías locales y la industria del turismo en Brasil. Cada dólar invertido en la administración genera siete dólares para la economía brasileña.

Para ello se requiere de un Estado que garantice su manejo adecuado, de la asociatividad público-privada para su protección y fortalecimiento, y de ciudadanía sensibilizada y consciente de la importancia de estos espacios de conservación de la naturaleza. El desafío es que hoy, en Chile, tenemos pocos incentivos y herramientas para mejorar y garantizar su protección.

Tenemos un sistema tributario que castiga las donaciones con fines medioambientales al estar afectas al Impuesto a las Herencias, Asignaciones y Donaciones con cargo al donatario, de carácter progresivo del 1% al 40% del monto donado e incluso más, dependiendo del tipo de donación. Esto ha impedido construir un tejido socioambiental sólido que pueda impulsar el cuidado, promoción y fortalecimiento de los parques nacionales, además de cambios culturales y sociales contundentes en la materia.

En este sentido, se han realizado algunos avances en la agenda legislativa hacia una ley de filantropía ambiental. En enero de este año, el diputado Sebastián Torrealba ingresó un proyecto de acuerdo en la Cámara de Diputados solicitando al Presidente de la República extender los beneficios de franquicia tributaria a las donaciones efectuadas en favor del cuidado del medioambiente. Y por su parte, en junio, la Senadora Ximena Órdenes, con amplio respaldo de representantes de la Cámara Alta, ingresó el proyecto de acuerdo que solicita al Presidente extender los beneficios de franquicia tributaria a las donaciones efectuadas en favor de instituciones u organizaciones de la sociedad civil que tengan por objeto el cuidado del medioambiente.

Así, se concreta la petición de las dos cámaras al ejecutivo para avanzar hacia una Ley de Filantropía medioambiental que de fuerza a nuestro patrimonio protegido y naturaleza en riesgo. Si no logramos avanzar decididamente en ese camino seguiremos en la tremenda paradoja de tener uno de los territorios protegidos más admirados del planeta, sin la posibilidad de activar programas para su cuidado. Ahora que ambas cámaras lo han solicitado es tiempo de que avancemos con paso firme para una ley de filantropía ambiental.

Myriam Gómez

Integrante Directorio Amigos de los Parques